Ante la difícil perspectiva que contempla actualmente Microsoft, en un mercado dominado por el encanto de Apple y su agresiva propuesta, se espera que el próximo lunes la compañía con sede en Redmond presente algo sustancial en el Mobile World Congress de Barcelona. Se especula sobre la liberación del nuevo sistema operativo móvil de la empresa, Windows Mobile 7, así como también del lanzamiento al mercado de un Windows Phone, manufacturado por Microsoft y de la marca Zune.

Aprovechando las capacidades de hardware de un teléfono “desarrollado en casa” y un sistema operativo a la medida, Microsoft podría recuperarse frente a la competencia, pero no sin antes presentar también un servicio que compita con la App Store, expandiendo así su plataforma Zune Marketplace.